El enorme coste humano de encontrar a Livingstone.

El doctor Muerte, supongo…

La vida del aventurero británico Henry Morton Stanley (1841-1904), famoso entre otras cosas por haber encontrado al Dr. Livingstone y pronunciado la frase: —El doctor Livingstone, supongo—, presenta un lado oscuro poco conocido y enormemente dañino, aunque involuntario.

Parece que en torno a 1880, Stanley fue picado por la mosca Tse-Tsé, portadora de la enfermedad del sueño. Salvó la vida gracias a la moderna medicina inglesa, pero se convirtió en portador de un peligroso patógeno que, además, era completamente desconocido en el África central. De esta forma, de los 646 porteadores nativos que acompañaban al explorador cuando partió de viaje para encontrar a Livingstone, unos 400 fallecieron por la enfermedad. Y esto fue solo el principio. Mucho más grave sería el dato de la expedición llevada a cabo en 1887 para dar con el también explorador Eduard Schnitzer, que se había perdido en las inmediaciones del lago Alberto. Stanley volvió a cumplir su misión y ambos hombres iniciaron el camino juntos hacia el lago Tanganika, propagando la plaga a su paso. Los efectos fueron terribles. Comunidades que jamás habían tenido contacto con europeos, perecieron por completo. Dos años después se contabilizaron 257.000 muertes por la enfermedad del sueño en ambas orillas del lago Victoria. En los siguientes 5 años se documentaron 500.000 muertes a lo largo río Congo.

El doctor Muerte, supongo... Henry M. Stanley: encontrar a Livingtone dejando un reguero de muerte a su paso. Clic para tuitear

Rutas de Stanley en África central.

By | 2018-07-07T08:12:39+00:00 julio 7th, 2018|Perlas|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment

  Acepto la política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.