Cinco turistas americanos antes de Colón y una elaborada manipulación.

Hay periodos y hechos históricos en los que la leyenda es difícil de diferenciar de la realidad. Las visitas precolombinas a América ofrecen un buen puñado de ejemplos.

Repasemos algunos de ellos.

Parece confirmado que en el s.VI el fraile San Brandán «el navegante», acompañado de 16 intrépidos marineros, llegó a tocar tierra en Groenlandia y Terranova. Las descripciones de los territorios alcanzados son tan creíbles, como inverosímiles las aventuras narradas para llegar a ellos. Parece probable que el santo quisiera dar más importancia al adorno del relato con monstruos marinos, sirenas o islas flotantes, que al descubrimiento de un nuevo continente.

 

Más consenso existe con el viaje que el vikingo Leif Erikson (940-1010), hijo de Erik el Rojo, realizó en 1003 y que fue secundado después por su hermano Thorvard. No contentos con ellos, el cuñado de ambos, Thorfinn Karlsefni, regresó a las mismas tierras en 1010. Las tres expediciones parece ser que llegaron a Terranova —donde se han hallado restos Vikingos—. El tal Karlsefni además ostenta otro honor; y es que su esposa le dio un hijo allí, de nombre «Snorri» y que sería el primer europeo nacido en América. Los vikingos establecieron una colonia estable al norte del río Hudson, aunque acabaron siendo expulsados por los autóctonos.

 

No parecen pocos los visitantes que tuvo América antes de llegar Colón. Clic para tuitear

Algo de cierto debe haber en todo esto y las colonias debieron ir asentándose poco a poco, si el papa Pascual II (1050-1118) nombró a un tal Erik Gnupsson obispo de Groenlandia y «Vinladia», lo que en los mapas antiguos parece identificarse con la actual Canadá. 

Ajenos a todos esto, desde China llevaban a cabo sus propias expediciones. Los astrónomos Hsi y Ho parece que navegaron al norte hasta traspasar el estrecho de Bering y luego viraron al sur bordeando toda la costa americana hasta llegar a México. Lo más extraordinario de este viaje es que produjo durante el reinado del emperador Huang-Ti, es decir en el s.XXVII a.n.e. Mucho tiempo después, otro chino logró desembarcar en América. Se llamaba Hui SHum y habría hecho su viaje en año 495. Parece que recorrió la zona a pie y fue quien dio nombre a Guatemala, en honor a «Gauma Buda».

 

Y otro caso más, en esta ocasión árabe. Fue el rey Abu-Bakari II de Mali el que, en torno a 1311 habría visitado Panamá y convivió pacíficamente con los Incas durante unos años.

En 1874 apareció en Brasil una estela con inscripciones en caracteres fenicios que invitaban a pensar que este pueblo había llegado al continente. Misteriosamente, la inscripción se perdió justo a tiempo para que no pudiese ser estudiada en profundidad. Solo se conserva una foto y de ella se desprende la confirmación de la falsificación, puesto que los caracteres utilizados datan del s.VIII, mucho tiempo después de que los romanos demostrasen a los fenicios que no era buena idea llevar elefantes a una batalla.

By | 2018-05-25T11:11:28+00:00 mayo 25th, 2018|Perlas|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment

  Acepto la política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.